Arboliza

piensa globalmente, actúa localmente.
árboles plantados

Absorción de CO2

El método más natural de reducción de emisiones de CO2, de largo el gas de efecto invernadero más presente en la atmósfera, es la captación del mismo por parte de los árboles y las plantas. Dicha captación de CO2 se produce gracias a la fotosíntesis, reacción química por la cual la planta, gracias a la luz solar, capta CO2 y libera oxígeno (O2).

 

Dado que la concentración de CO2 en la atmósfera es muy superior a la de la hoja, se produce un gradiente de concentración de CO2 (diferencia de concentración de CO2 entre el interior y el exterior de la hoja). Por el contrario, la concentración de vapor de agua es mucho mayor en el interior de la hoja que en el exterior, lo que da lugar a otro gradiente de concentración de vapor de agua, pero en sentido contrario. Estos dos gradientes combinados con la presencia de energía solar provocan que tenga lugar el intercambio de gases, más conocido como fotosíntesis. El CO2 entra a través de los estomas de las hojas, y finalmente llega a su lugar de fijación, los cloroplastos celulares. De hecho, el potencial captador de CO2 por parte de un árbol vendrá dado, entre otras cosas, por su Índice de Área Foliar (IAF), es decir, la superficie total de hojas. No obstante, en este potencial captador influyen otros factores, como la resistencia estomática, dada por la densidad y porosidad de los estomas, así como el grosor de la capa límite, una película de aire que rodea la hoja y permite el intercambio de gases, y que depende del gradiente de temperatura, el viento y la propia estructura de la hoja.

 

Por lo tanto, no todos los árboles poseen el mismo potencial captador, aunque cuanto mayor sea el tamaño del árbol, más superficie foliar tendrá y por tanto mayor potencial captador. Se calcula que los árboles grandes y vigorosos fijan unos 90 kg de carbono al año, mientras que uno pequeño captará alrededor de 1 kg al año. La distribución de los árboles en el bosque también es clave para mejorar la captación de CO2 u otros como óxido nitroso (NO2). En general, se estima que los bosques pueden fijar entre 3 y 50 toneladas de carbono por hectárea y año, según sus condiciones.

 

En un futuro existirán medios para absorber el CO2 de forma artificial. La mayoría de ellos aún están en las mesas de diseño de ingenieros, geólogos y biólogos, pero a día de hoy ya tenemos un esbozo de las ideas que están en estudio. Estas son algunas de ellas:

 

- Árboles sintéticos: Existe una empresa que está intentando desarrollar árboles sintéticos que absorben CO2. Puedes leer la noticia en nuestro Blog Verde.

 

- Conversión del CO2 a gas: Hay diversos proyectos para realizar el ciclo completo de emisión de CO2 a gas y de gas a CO2. Estos son dos ejemplos, del CICCS y el Sandia Sunshine.

 

- Absorción de CO2: Hay muchas teorías que contemplan que será más fácil absorber el CO2 o secuestrarlo que dejar de emitirlo. Puedes leer la noticia sobre el proyecto de captura de CO2 en León en nuestro Blog Verde.

 

- Varios: Desde empresas cementeras que absorben más CO2 del que emiten, hasta la poco creíble creación de organismos que se 'comen' el CO2.


Planta árboles