"Cualquiera que haya pasado junto a un aparato de aire acondicionado en verano y ha recibido el chorro de aire caliente que lanza al exterior se lo ha preguntado: "¿Y esto, cuánto calienta? ¿Cuál es el efecto sumado de todos los aparatos en la ciudad?". Una tesis doctoral financiada por el Ministerio de Medio Ambiente y realizada por un investigador del Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales (Ciemat) da la respuesta: para una ciudad como Madrid, los aparatos de aire acondicionado pueden subir la temperatura en verano entre 1,5 y 2 grados en algunas zonas y en determinadas horas. "El precio pagado por mantener agradable la temperatura interior es un posterior calentamiento de la atmósfera urbana", afirman los investigadores en una nota.

Alberto Martilli, director de la tesis realizada por Francisco Salamanca, explica por teléfono que "el mensaje es que el aire acondicionado puede tener un impacto significativo en la temperatura urbana". El estudio tiene incertidumbres y la cifra hay que tomarla con cautela. Lo más relevante es que sí han detectado un impacto en la temperatura.

La termodinámica es tozuda. Un aire acondicionado retira calor del interior de una vivienda, pero a cambio emite un 30% más del calor al exterior." ... 



 puedes leer la noticia completa en la fuente: el país.