Esperemos que la historia no se repita, porque tiene a los mismo protagonistas. Trás años de litigio, al final Alaska vuelve a enfrentarse a las grandes petroleras, que ya contaminaron sus costas hace ahora 23 años y cuyos efectos aún se notan en el ecosistema. Nuevamente Exxon va a tener permiso para, en este caso hacer un gaseoducto ... parece que nunca aprendemos.

 

"Vía libre a la explotación de una gran reserva de gas en Alaska. El acuerdo permitirá a las multinacionales extraer cinco millones de metros cúbicos al día."

 

 

"Alaska ha llegado a un acuerdo con varias multinacionales petroleras y gasísticas para el aprovechamiento de la mayor reserva energética aún por explotar en ese territorio y que contiene una cuarta parte de las reservas de su vertiente norte. El acuerdo, que pone fin a varios años de ligitio en los tribunales, se centra en la extracción de gas líquido y prevé la futura construcción de un gasoducto desde la costa norte de Alaska hasta la zona sur de Valdez.


La colaboración incluye a Exxon Mobil, ConocoPhillips y BP, que tendrán licencia para explotar los campos de gas que se extienden en el área de Point Thompson, a unos cien kilómetros de la bahía de Prudhoe. Desde esta había ya existe desde finales de los años 70 un gasoducto que enlaza con Valdez, pero la nueva iniciativa, que se supone que tendrá una producción de unos cinco millones de metros cúbicos diarios, requerirá de un trazado propio, de unos 1.300 kilómetros.


En el proyecto del gasoducto se implicará también TransCanada, que ya estaba construyendo una alternativa para una posible conexión con el norte de EE.UU. a través de la provincia canadiense de Alberta. La negativa de la Adminstración Obama a una conexión dentro de EE.UU. con ese ramal ha obligado a TransCanada a reorientar el proyecto, aunque podrá utilizar parte del trabajo ya realizaado.


Exxon Mobil tenía desde hacía años licencia para explotar los campos de Point Thompson, pero la fuerte presión del gas, tres veces superior al de otras áreas de la vertiente norte de Alaska, hizo que la multinacional apenas se aplicara a la extracción, alegando que las dificultades del trabajo no lo hacían rentable. Las presiones de las autoridades de Alaska, reivindicando las cláusulas de la licencia concedida a Exxon Mobil, llevaron a abrir un litigio en 2005 que finalmente había llegado a la Corte Suprema de Alaska. Los tres últimos gobernadores del estado, entre ellos Sarah Palin, habían hecho causa política de pedir cuentas a la petrolera por la infraexplotación del yacimiento. La pasada semana el alto tribunal archivó el caso al llegarse al acuerdo. Este contempla ampliar las concesiones a ConocoPhillips y BP. Ahora las tres compañías crearán una sociedad para la explotación de Point Thompson.


Detalles por resolver

El actual gobernador, Sean Parnell, se felicita del entendimiento alcanzado e indica que el final de la disputa judicial y la implicación de otras compañías son «importantes pasos» para la realización del proyecto, aunque advirtió que quedan detalles por resolver. En una carta conjunta, los consejeros delegados de las tres grandes compañías advierten que extraer el gas «no será fácil», pero debido a un «compromiso de capital sin precedentes» creen que su actividad será rentable."


 puedes leer la noticia en la fuente: abc.