"Los océanos son los grandes sumideros de dióxido de carbono, ya que retiran de la atmósfera este gas, uno de los responsables del efecto invernadero, exportándolo hacia aguas más profundas.

El Mediterráneo español presenta unos valores muy bajos de CO2, lo que significa que una importante cantidad de dióxido de carbono podría ser todavía inyectada hacia el interior del mar y eliminada de la atmósfera, según un estudio hecho por el velero científico Vell Marí, patrocinado por la Caixa." ...

 

puedes leer la noticia completa en la fuente: el mundo.